[5 estrellas]|[4 estrellas]|[3 estrellas]|[2 estrellas]|[Barrios]|[Precios]|[Alfabeto]

 
 

      Hoteles por Categoría


Datos Útiles


 

Circuitos Turísticos en Montevideo Uruguay


Una breve guía de turismo en Montevideo con introducción a los principales atractivos de la ciudad.

PALACIO LEGISLATIVO

El 1o. de Julio de 1905 fue colocada la piedra fundamental de la primera obra de magnitud emprendida por el Estado, que se convertiría en una de las más importantes realizaciones arquitectónicas de la ciudad. Fue inaugurado el 25 de Agosto de 1925, conmemorando el Primer Centenario de la Independencia.
El arquitecto italiano Víctor Meano fue el ganador en 1904 del concurso internacional de proyectos, cuya construcción dió comienzo en 1908 con modificaciones al proyecto inicial realizadas por los arquitectos Vázquez Varela y Banchini, resolviéndose su actual ubicación. El también italiano arquitecto Moretti en 1913 fue contratado para continuar la construcción, introduciéndole varias modificaciones al proyecto de Meano, entre ellas, el recubrimiento del edificio con mármol, la Linterna y el Salón de los Pasos Perdidos. La Linterna, cuerpo central de la obra, está coronada por Cariátides que representan la arquitectura, la industria, el comercio, la agricultura, la medicina, la cultura, la poesía, la pintura y la música. En las fachadas de los áticos, cuatro grupos escultóricos en bronce del italiano Castiglioni simbolizan la Ley, la Justicia, la Ciencia y el Trabajo. Sus cuatro fachadas están orientadas hacia los cuatro puntos cardinales, siendo la del Sur su principal acceso. Una gran escalinata de granito y una rampa para vehículos rodeada de columnas y pilastras lo llevan al vestíbulo de Honor por el cual se llega al Salón de los Pasos Perdidos, amplio espacio en mármoles nacionales que separa las Cámaras de Representantes y Senadores, destacándose dos magníficos vitrales traídos de Italia, proyectados por Juan Buffa.
El neoclasicista ecléctico es el estilo para sus tres plantas y subsuelo que ocupan unos 8.000 metros cuadrados.

PALACIO SALVO

Es uno de los símbolos con que los publicitarios suelen habitualmente representar a la ciudad.
La fascinación ejercida por el Palacio Salvo es una aproximación oficiosa2 al no menos importante componente itálico que nos identifica y que solo se puede intentar describir por analogía: el palacio tiene algo de Verdi en lo operístico, algo de D´Annuncio en su exuberancia y en su momento tuvo algo del Cellini refinado orfebre, todos ellos imposibles de entender sin asimilarlo a determinada manera de ser esencialmente italiano, exuberante y tempestuosa, que nosotros también heredamos parcialmente.
El 18 de Julio de 1928, los vigías del Puerto de Montevideo pasaron de las alturas de las azoteas aldeanas a habitar la cúpula de una torre de más de un centenar de metros. desde entonces, para acompañar al heráldico cerro de Montevideo, el Salvo fue el símbolo no oficial de la capital de un próspero país que se hacía cada vez más atractivo a la inmigración porque iba renovándose a impulsos de profundas y aún recientes reformas políticas y sociales.
El Palacio Salvo es la construcción que ocupa la posición más destacada en la memoria de los propios montevideanos o de los extranjeros que han pasado por la ciudad.
De sus operísticos recursos formales perduran, casi exclusivamente, los volumétricos. de la riquísima ornamentación original con detalles vegetales y zoomórficos que presentaban sus fachadas, sólo perduran algunas partes del friso en bronce de la planta baja.
El arquitecto italiano Mario Palanti fue el autor de esta obra que durante décadas fue el edificio más alto de América del Sur.

PUERTA DE LA CIUDADELA

Actualmente, solo del origen, solo se conservan las piedras de la base, partes laterales y centrales de un valioso resto del pasado que demuestra las monumentales obras de defensa del Montevideo de la Colonia.
Restos de la más importante construcción militar que a partir de 1742 comenzó su edificación y que demandó más de 40 años.
La Ciudadela era un monumento compuesto por gruesos muros de granito gris de 6 mts. de espesor con 4 baluartes en los ángulos provistos de 50 cañones. un foso exterior de 17 mts. de ancho y 13 de profundidad rodeaba esta gigantesca muralla de piedra que fue totalmente demolida en el año 1877 para construir la actual Plaza de la Independencia, en la cual, en su lado Oeste, conserva, a partir de 1959 la construcción en su lugar de origen de la Puerta de la Ciudadela.


(Museo Histórico Nacional) CASA DE LAVALLEJA


Convertida en la vivienda más señorial de la zona colonial de Montevideo, fue construida en 1783 siendo Manuel Cipriano De Melo y Mencía su primer propietario.
Con características muy personales, el señor Melo y Mencía mandó construir en 1793 la primera sala de teatro, llamada "Casa de las Comedias".
El Gral. Juan Antonio Lavalleja la compró en 1830 y en 1853 fallece en el lugar.
Con la condición de que se fundara un Museo con el nombre de su abuelo, sus nietas donaron la casa al Estado.
La Casa de Lavalleja, actualmente dependencia del Museo Histórico del Uruguay, cuenta en su planta baja con dos hermosos patios, el primero pavimentado en mármol con un gran bananero centenario que aún sus frutos llaman la atención a los visitantes, el segundo posee una superficie doble que el anterior. Ekl museo se ha convertido en un lugar de consulta para investigadores y estudiosos, desde que se instaló un completísimo Archivo y Biblioteca del historiador y publicista Don Pablo Blanco Acevedo.
Además de exponer una gran cantidad de objetos producto de las luchas por la Independencia en 1825-1828, se observará una colección de grabados relativos a la historia natural y una valiosa serie de objetos gauchescos de la época.
A través del tiempo el Museo ha ido incorporando objetos personales del Gral. Lavalleja, cedidos por sus familiares, así como la biblioteca y muebles del escritor uruguayo José Enrique Rodó.


FORTALEZA DEL CERRO

Emplazada en el Cerro de Montevideo, es una de las tres Fortalezas que nos legó la época hispana de nuestra historia y que enriquecen nuestro acervo histórico, sin duda el más importante en esta parte del continente, en materia de ingeniería militar.
Fue construida durante la primera década del siglo XIX, como consecuencia de las Invasiones Inglesas al Río de la Plata, a fin de que convirtiera en centinela de la Bahía de Montevideo. Construida en 1809 por mandato del Gobernador Francisco Javier de Elío, logró pasar las guerras de Independencia y luego las civiles, sin caer en manos de los sitiadores hasta 1870. En la década de 1880, fue reestructurada, sin afectar sus líneas exteriores y dotadas con modernas piezas de artillería con retrocarga.
Ubicada en el punto más alto de Montevideo y habiendo recibido el honor de figurar en la heráldica de la República, tuvo posteriormente, y además de su cometido específico, el de alojar vigías, el de lazareto, prisión militar y emplazamiento de un faro, mientras que la batería destacada en la Fortaleza cumplía la misión de saludar el arribo de naves amigas y recordar a los habitantes de Montevideo el ocaso diario del Sol.
Hasta 1930 cumplió diversas funciones militares. En ese año comenzó su reconstrucción de acuerdo con los planos diseñados por el Ingeniero Militar José del Pozo. Finalizada la restauración, el 12 de Octubre de 1939, fue abierto el edificio al público, convirtiéndose en sede del Museo militar, que muestra al visitante diversas salas dedicadas en su mayoría a la exposición de armamentos. Armas blancas, armas cortas, largas y de artillería han sido agrupadas con cuidadoso sistema que permite al visitante comprender la evolución del material bélico de uso individual y colectivo.
Entre otros se destaca en la Sala de Artillería un cañón Krupp de origen argentino construido en 1889. En la Sala Sarandí se exhiben espadas de distintas procedencias, réplicas de las espadas regaladas al Gral. José Artigas por la Provincia de Buenos Aires en 1811 y por la Provincia de Córdoba en 1815. Y de esta manera el visitante podrá recorrer y observar las invalorables colecciones distribuidas en la Sala Agraciada, Las Piedras, de Armas Cortas, Salón Rincón y Polvorín y llegar a las murallas de la Fortaleza, plenas de evocaciones y leyendas, y desde allí, apreciar la magnífica vista de la ciudad de Montevideo, circundando la bahía.


TEATRO SOLIS

El Teatro Solís presenta altos valores estéticos y arquitectónicos, y se encuentra emplazado en la característica Ciudad Vieja. Inició su proceso constructivo entre los años 1841 a 1843. Las obras dieron comienzo a fines de 1841, utilizando para las mismas materiales de exquisita calidad (algunos de ellos provenientes del exterior), como por ejemplo madera de pino colorado de Rusia, pizarra de Génova, mármol y otros. Como consecuencia del "Sitio Grande" impuesto por el Gral. Manuel Oribe a la ciudad de Montevideo, a partir de febrero de 1843 hasta el año 1851 las obras del nuevo teatro se vieron afectadas y paralizadas, reanudándose las mismas hacia el año 1852. En tanto la actividad teatral de los años 1843 a 1846 se limitó a presentaciones esporádicas de grupos de aficionados extranjeros y nacionales.
El nombre de "Solís" surge en conmemoración del descubrimiento del Río de la Plata por Juan Días de Solís.
Lu función inaugural se realizó el 12 de Octubre de 1856 y estuvo a cargo de la Compañía Lírica Italiana, siendo la obra escogida para la ocasión la ópera en cuatro actos de Verdi, "Ernani". Una vez concluida la misma, se procedió a encender fuegos artificiales en la plazoleta del teatro. La expectativa que generó la inauguración del Solís en nuestra ciudad se trasladó a la ciudad de Buenos Aires. Un diario de la época expresaba "...este hermoso edificio no solo es asunto de Montevideo, sino también de Buenos Aires... se nos asegura que una gran parte de los pasajeros llegados de Buenos Aires sólo han hecho el viaje para asistir a la apertura del gran teatro americano..."
Así comenzó su trayectoria el primer teatro monumental de América, seguido un año más tarde por la apertura del gran Teatro Colón de la ciudad de Buenos Aires. Han pasado por su escenario espectáculos y figuras de gran notoriedad, como por ejemplo : Enrico Carusso, Antonio Toscanini, Giacomo Puccini y otros, no vinculados estrictamente con la lírica, como ser Sara Bernhardt, Margarita Xirgú, Marcel Marceau, Vittorio Gassman, Isadora Duncan, etc.
Actualmente, el perfil del Solís se mantiene gracias al elevadísimo nivel profesional de cuantos desarrollan sus funciones en su espacio y en sus "tablas", así como también en consecuencia de una voluntad muy socialmente uruguaya que permite el trascender de determinadas instituciones.
Ellos son hombres y mujeres provenientes de los distintos círculos del arte y la cultura montevideana, reconocidos en nuestro país y en el exterior, acostumbrados a depositar en su trabajo y en su escenario no solo el espíritu sino también el esfuerzo, para que este impactante espacio edilicio continúe ofreciendo su mejor nivel.


CASA DE RIVERA

Actualmente, en la esquina formada por las calles Rincón y Misiones, se encuentra esta edificación que data de comienzos del siglo XIX. Adquirida en el año 1834 por el héroe independentista, el Gral. Fructuoso Rivera y convertida en Museo Histórico Nacional el 12 de Octubre de 1942.
Aún se conservan vestigios de la antigua construcción, como el patio rústico del costado Oeste, la escalera que comunica a la azotea y las diferentes dependencias ubicadas en la planta baja, unidas entre sí por hermosos arcos.
Los numerosos objetos de gran valor arqueológico e histórico que se exhiben en este Museo, se encuentran distribuidos en distintas salsas cuya denominación constituyen las etapas en que se desarrolló la historia política, civil y militar del Uruguay, desde sus comienzos hasta la última época colonial.


PALACIO MUNICIPAL

Sede de la Administración Departamental, el Palacio Municipal, ubicado en la principal avenida de la ciudad, fue habilitado el 16 de Julio de 1941, luego de los 6 años que duró su construcción
Según proyecto del Arquitecto Cravotto, el edificio nunca se terminó de construir, faltando completar la torre y el revestimiento exterior de ladrillo. Se han realizado múltiples obras de remodelación en su interior. Actualmente, en el atrio principal, se exhiben en forma permanente exposiciones temporarias de artista uruguayos y extranjeros sobre diversas artes.
Por la puerta de la calle Soriano, dos ascensores panorámicos conducen a un mirador y un restaurante donde se puede observar la ciudad en todos sus alrededores.

LA CATEDRAL

La Iglesia Matriz, o Catedral, es el primer edificio público construido en Montevideo. Comenzó a edificarse en 1790y fue inaugurado en Octubre de 1804, ocupando los terrenos que fueran de la Iglesia Mayor fundada en 1726 y que sufriera un derrumbe parcial. los planos los realizó el ingeniero portugués al servicio de España Don José Custodio de Saa y Faría, siendo la construcción y dirección del ingeniero español Don José del Pozo.
En su interior se guardan los restos de relevantes personajes políticos, religiosos y militares del Uruguay.


EL MERCADO DEL PUERTO

Bajo su estructura de hierro forjado, que recuerda a las estaciones de ferrocarriles europeas, se escribe una leyenda, la cual reza que los materiales utilizados en su construcción eran destinados a construir una estación de ferrocarril en el área del Pacífico, habiendo naufragado frente a las costas uruguayas, desconociéndose el punto, el buque que los transportaba. Pero el verdadero origen del mercado se debió a una iniciativa privada que desde Inglaterra trajo los planos y las nuevas técnicas estructurales de construcción que causaron asombro en la sociedad montevideana.
El viejo mercado, con su especialidad dio origen a numerosos locales y un heterogéneo ambiente en el cual se confunden restaurantes, terrazas, músicos ambulantes, artesanos, cómicos, pintores y todo tipo de gente que llega hasta el Mercado a comer, comprar o simplemente a observar la curiosa amalgama humana que se da cita en sus alrededores.
Particularmente es el día Sábado el elegido para convertir el lugar en una jornada animada por mimos, cantantes, dibujantes, inolvidable para el visitante. La comida del lugar es excelente y muy variada, desde la clásica parrilla al más sofisticado plato de la cocina internacional.
Un antiguo reloj inglés, con su base en madera tallada y su remate metálico, domina el interior ubicado en el centro del Mercado.
A través del tiempo, el Mercado del Puerto ha mantenido un encanto difícil de olvidar para el visitante que se adentre en sus laberintos.

 
 

Se prohíbe la reproducción total o parcial de este sitio Web al igual que las fotos sin consentimiento por escrito del Webmaster